• Los gestos olvidados
  • El final de la canción
  • Make it work
  • Tenemos derecho a jugar
  • Techos
  • Te echo de menos
  • Le phare du Four
  • Hug
  • Es necesario
  • La rugosidad de las piedras
  • Un paciente en disminución
  • Viaje de ida (IV) - Caja de folios con recuerdos
  • Viaje de ida (III) - El canto de los vencejos
  • Viaje de ida (II) - El cajón de los incendios
  • Viaje de ida (I) - La habitación de las cosas
  • Siete minutos de silencio llenos de vida
  • Como los demás creen que uno es
  • Saber leer
  • Señor Lápiz
  • ¿Para qué quiero este dedo?
  • Milo tiene ganas de volar
  • Children of God
  • Milo tiene ganas de pasear
  • Diente de león
  • Las hermanas Bunner, Edith Wharton
  • Beautiful thing
  • Volver
  • Echar a volar

24.6.12

Viaje de ida (IV) - Caja de folios con recuerdos

24 de junio de 2012


Tiempo: 4 minutos por caja

Dificultad: Alta

Ingredientes para 1 persona:

-Varias cajas de folios (mejor vacías)
-157 libros
-6 packs de dvds
-3 incensiarios
-4,5 kg. de objetos decorativos
-Varias botellas (de las de vino) vacías
-1 botella de cerveza con lápices pequeños casi gastados
-1 botella de agua con piedras de Quintos de Mora
-1 frasco con piñones
-150 g. de animales de papel
-Papel (reciclado)
-1 periódico
-1 rotulador
-Cinta adhesiva (mejor precinto)
-Tijeras

Antes de empezar a guardar los recuerdos, se tendrán previamente separados según su forma y tamaño, y colocados en algún lugar que nos permita acceder a ellos con facilidad.


En una mesa se pondrá una caja de folios, si es posible vacía y, por supuesto, abierta. (Para saber cómo vaciar correctamente la caja ver receta del 28 de junio de 2004.) Es recomendable comenzar con los objetos más uniformes, es decir, con los libros. Una vez ordenados por altura en la estantería, se elegirán los más voluminosos, se limpiarán cuidadosa pero enérgicamente con un paño seco y se colocarán en el fondo de la caja, procurando siempre pegarlos bien a la pared interior izquierda y a la más cercana a nosotros. En cuanto se alcance el borde superior de la caja, con cuidado de que no rebose, se procederá a rellenar los huecos libres con libros menos gruegos que convendrá colocar en vertical, hasta cubrir la pared interior derecha y la más alejada a nuestro cuerpo.


Cuando la caja esté completa, se cogerá la tapa y se cubrirá haciéndola encajar. Es conveniente introducir antes, entre los objetos y la tapa, un trozo de papel en el que figuren todos los objetos que contiene, así como hacer una copia de este para pegarlo en la parte externa de la caja. Después, se sellará con la ayuda de la cinta adhesiva o precinto, que cortaremos cuando se considere oportuno con ayuda de unas tijeras.


Este proceso, que se repetirá las veces que sea necesario, servirá también para guardar otros objetos menos uniformes, si bien habrá que tener en cuenta este detalle y tratar de elegir los recuerdos con formas similares y dando prioridad a los más grandes a la hora de meterlos en la caja. Los objetos frágiles o con posibilidades de sufrir en el traslado, se envolverán con papel de periódico.


Cuando todos los recuerdos se encuentren en sus correspondientes cajas, se llevarán a un lugar seguro, limpio, fresco y seco, donde se protegerán de la luz solar y de olores agresivos y donde reposarán en la soledad de la oscuridad el tiempo que sea necesario.



Björk - Hyperballad
It's become a habit, a way to start the day

0 comentarios:

Dí lo que piensas...

 
Maldita bonhomía Copyright © 2011 | Tema Diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger