• Los gestos olvidados
  • El final de la canción
  • Make it work
  • Tenemos derecho a jugar
  • Techos
  • Te echo de menos
  • Le phare du Four
  • Hug
  • Es necesario
  • La rugosidad de las piedras
  • Un paciente en disminución
  • Viaje de ida (IV) - Caja de folios con recuerdos
  • Viaje de ida (III) - El canto de los vencejos
  • Viaje de ida (II) - El cajón de los incendios
  • Viaje de ida (I) - La habitación de las cosas
  • Siete minutos de silencio llenos de vida
  • Como los demás creen que uno es
  • Saber leer
  • Señor Lápiz
  • ¿Para qué quiero este dedo?
  • Milo tiene ganas de volar
  • Children of God
  • Milo tiene ganas de pasear
  • Diente de león
  • Las hermanas Bunner, Edith Wharton
  • Beautiful thing
  • Volver
  • Echar a volar

16.6.12

Viaje de ida (II) - El cajón de los incendios

16 de junio de 2012


Hace unas semanas encontré el proyecto The burning house, La casa en llamas. Se trata de una web en la que se publican fotos que muestran las cosas que la gente se llevaría de casa en caso de incendio. La idea es que tienes poco tiempo para salir y no puedes cargar con muchas. Tienes que elegir. ¿Qué te llevarías? Supone un ejercicio de depuración material en el que todas las cosas que queremos conservar a toda costa caben en una fotografía tomada a no más de un metro de distancia. Hablamos sobre todo de lo material pero también de aquellos seres vivos que dependen de nosotros. Hay de todo: pasaportes, fotos antiguas, llaves y llaveros, portátiles, discos duros, libros, cds, instrumentos musicales, animales, plantas... Los chicos de Microsiervos lo presentaban como "el conflicto entre lo práctico, lo valioso y lo sentimental".


El proyecto me hizo recordar que un amigo tiene en su casa lo que él llama "el cajón de los incendios". Ante cualquier desastre, tiras de él y sales corriendo. No sé qué se guarda en un cajón de los incendios. No se suele tener en un cajón las llaves, el portatil, los discos duros, los libros o los gatos, por ejemplo. Supongo que se guardan papeles: los del banco, los de la casa, los del coche... Es decir, además de lo muy voluminoso, de aquello a lo que se le da mucho uso y de, obviamente, aquello que se mueve, lo sentimental, exceptuando las fotos, no parece caber en el cajón de los incendios.


De todas formas, mi casa no se está quemando y yo no tengo un cajón de los incendios. Así que tengo tiempo de hacer una selección o, al menos, de separar como si de una planta de reciclaje se tratara. Por un lado lo práctico. ¿Qué es lo práctico? De pronto se me ocurre que es aquello que usamos, lo que tendríamos que comprar si no lo tuvieramos ya. Por otro, lo valioso. Parece ser la categoría más difusa. No todo lo valioso es práctico o sentimental. ¿Cuántas cosas compramos y no usamos, aunque nos hayamos dejado mucho dinero en ellas, tanto que, de hecho, no las volveríamos a comprar? Y, por último, lo sentimental, que no es otra cosa que lo que nos "une" a un momento, a una o a varias personas, a un lugar. Puede ser una lámpara hecha con el muelle de un sofá, un bastón anónimo tallado a mano recuperado de una pila de bastones en Santiago de Compostela, un libro, una camiseta, una pequeña rana que estudia en Salamanca, un puñado de piñones o una grulla de papel color naranja. No sé, es posible que incluso los parámetros sean otros y no importe lo práctico, valioso o sentimental que pueda haber en un objeto. Quizá lo importante sea saber distinguir si un objeto es para nosotros imprescindible o insustituible.




The irrepressibles - In this shirt
But in this shirt I can be you, to be near you for a while.

0 comentarios:

Dí lo que piensas...

 
Maldita bonhomía Copyright © 2011 | Tema Diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger