• Los gestos olvidados
  • El final de la canción
  • Make it work
  • Tenemos derecho a jugar
  • Techos
  • Te echo de menos
  • Le phare du Four
  • Hug
  • Es necesario
  • La rugosidad de las piedras
  • Un paciente en disminución
  • Viaje de ida (IV) - Caja de folios con recuerdos
  • Viaje de ida (III) - El canto de los vencejos
  • Viaje de ida (II) - El cajón de los incendios
  • Viaje de ida (I) - La habitación de las cosas
  • Siete minutos de silencio llenos de vida
  • Como los demás creen que uno es
  • Saber leer
  • Señor Lápiz
  • ¿Para qué quiero este dedo?
  • Milo tiene ganas de volar
  • Children of God
  • Milo tiene ganas de pasear
  • Diente de león
  • Las hermanas Bunner, Edith Wharton
  • Beautiful thing
  • Volver
  • Echar a volar

9.5.12

¿Para qué quiero este dedo?

9 de mayo de 2012


La pregunta me la acabo de hacer, al descubrir que no lo uso. Hace una semana un golpe tonto contra una puerta me provocó una fisura en el anular de la mano izquierda. El médico me dijo que lo tendría como nuevo en diez días, es decir, mañana, y le pidió a la enfermera que me lo vendara. En realidad ella lo que hizo fue unir mi anular y mi corazón con una gasa y mucho esparadrapo, y así lo he tenido hasta hoy. El dedo, desnudo por fin, se encuentra algo amoratado y me sigue doliendo como el segundo día. Sólo cuando abro la mano como si cogiera una jarra de cerveza tengo la sensación de que funciona correctamente. De cualquier otra forma, me duele.


De repente, con la fisura, el dedo se me ha vuelto muy sensible y el mínimo roce de la yema con cualquier objeto, o de cualquier objeto con la yema, basta para que, sin remedio, el resto del cuerpo reaccione y mi rostro se vuelva por un instante irreconocible. Se trata de un dolor que curiosamente no empieza en la yema sino más bien entre la segunda y tercera falange, y que sube como un rayo hasta perderse a la altura del hombro. Yo trato de aguantar estoicamente. Es solo un dedo, me digo.


Al principio, el dolor me ha hecho pensar que el anular es un dedo imprescindible para llevar a cabo numerosas tareas pero luego me he dado cuenta de que en realidad no lo uso para nada. Ha sido escribiendo en el ordenador. Teclear con el anular izquierdo (da igual si es la w, la s, la x o el 2) es realmente doloroso. Sin embargo, la escritura es igual de fluida que antes del accidente. Vamos, que no lo uso. El trabajo se lo reparten inconscientemente el corazón y el meñique. El anular ya no me sirve para nada.


Así que me estaba planteando prescindir del dedo y me ha parecido oportuno compartirlo con alguien. Mantenerlo por mantenerlo parece un poco absurdo, me he dicho, y estoy buscando a mi alrededor motivos por los que dejarlo en su lugar y preguntándome qué otras cosas tengo y no me sirven para nada.




Band of horses - The funeral
At every occasion, I'll be ready for the funeral.

Entrada publicada originalmente el 15 de abril de 2009.

Imagen: Minimalism outside (Flickr)

0 comentarios:

Dí lo que piensas...

 
Maldita bonhomía Copyright © 2011 | Tema Diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger